BIOGRAFÍA, SEMBLANZA E HISTORIA MILITANTE.

¿Conociste a Salinas, Juan Carlos?, si lo conociste y quieres compartir tus recuerdos o cualquier otra información sobre ella, o si conoces las circunstancias de su asesinato o desaparición, por favor escribinos a ejrodmartin@yahoo.com.ar


 

Salinas, Juan Carlos

Desaparecidos, asesinados y memoria.

 


 

BIOGRAFÍA

 

Juan Carlos nació en Villa Constitución, el 15 de diciembre de 1949, hijo de Liberto Salinas y de Nicolasa Bustos.

Sus estudios primarios los realizó en la escuela Manuel Belgrano.

Era trabajador y aplicado.

Vivió siempre en Villa Constitución. Contrajo matrimonio con Liliana Hernández, con quien tuvo una hija, Cristina I. Salina. Los tres vivían en una humilde vivienda cita en calle General Mosconi 839, Barrio San Lorenzo.

Empezó su militancia cuando comenzaron los conflictos gremiales en Villa Constitución, trabajaba en la empresa Lentini-Lucci, era muy buen soldador.y fue elegido delegado por sus compañeros.

El 13 de diciembre de 1975, salió de su casa hacia la de su madre (que había quedado viuda y él era único hijo) pero nunca llegó. Tenía 25 años. Al anochecer, como Juan Carlos no había regresado, mi mamá preocupada salió a buscarlo. Al otro día fueron a preguntar a la fábrica si lo habían visto.

A las 17 hs, efectivos del ejercito se dirigieron a la casa de los suegros de Juan Carlos, ubicada tan solo a dos cuadras de su casa, también en barrio San Lorenzo, preguntan por los familiares de Juan Carlos Salinas, les dicen que tenían que ir a reconocerlo a la morgue de San Nicolás y que había muerto en un enfrentamiento junto con dos personas más. En la identificación del cadáver de Juan Carlos los familiares observaron que el cuerpo tenía los dedos de las manos y pies quemados, las piernas quebradas, el cuerpo acribillado a balazos, sobre todo la zona del estomago. Además tenía un disparo en la cabeza que, de acuerdo a lo expresado por el medico forense, era un tiro de gracia. La trayectoria de ese disparo era la siguiente: entraba por el cuello y salía por la cabeza. Según la partida de defunción, la causa de la muerte fue por destrucción de masa encefálica. Para mi madre, lo más doloroso fue observar la expresión de sufrimiento que tenía la cara de mi padre, se notaba con solo verle el rostro las torturas que había sufrido, el dolor que le produjo.

Juan Carlos fue velado en su casa. Los familiares observaron la presencia de personas desconocidas que daban vuelta, iban y venían. Nunca supieron quienes eran, si eran policías, militares (estaban de civil) o compañeros. Mi madre piensa que por todo esto, el 25 de marzo de 1976, se llevaron detenido a su padre, aunque también la causa de su detención pudo deberse a que mi abuelo formaba parte la comisión interna de la fábrica.

 

Biografía escrita por Cristina, hija de Juan Carlos.

 


La versión de las fuerzas represivas, a través del diario El Norte de San Nicolás, es notoriamente diferente. A continuación, transcribimos en forma casi textual las noticias:

 

EL NORTE, San Nicolás, domingo 14 de diciembre de 1975.

Las fuerzas del orden interceptaron su paso y dieron muerte a 3 extremistas en esta ciudad.

 

Pormenores del espectacular operativo

La tensa tranquilidad de la noche de San Nicolás fue rota  estrepitosamente en las primeras horas de la víspera, cuando fuerzas del orden, apoyadas por efectivos del Ejército dieron cuenta de tres extremistas que luego de un intenso tiroteo resultaron muertos.

El episodio ocurrió aproximadamente a las l.30 de la madrugada de la víspera en oportunidad que un patrullero policial recora la ciudad en operativo de control y en busca de un determinado vehículo en el cual viajaban tres individuos y presumiblemente una mujer, que  momentos antes habían cometido un robo en el Hotel “Soraya”, en la ruta a Pergamino.

Al detectar la presencia del vehículo buscado se le solicitó la detención a los efectos de llevar a cabo los controles de practica, lo cual dio pié para que los ocupantes reaccionaran en forma violenta, imprimiéndole al rodado en que se encontraban gran velocidad, tomando por avenida Alberdi. Perseguidos de cerca por el patrullero, el coche de los desconocidos dobló a gran velocidad por calle Francia, chocando espectacularmente contra el frente de un edificio.

Descendiendo rápidamente del vehículo se entabló un recio tiroteo  con   las fuerzas del orden que de inmediato solicitaron urgente ayuda a otras unidades patrulleras, así como también al Batallón de Ingenieros de Combate 101.

Mientras tanto, los delincuentes trataron  infructuosamente de penetrar en algún domicilio próximo, a pesar de sus numerosos intentos, los moradores no respondieron a los insistentes llamados realizados en sus respectivas puertas.

Ante el cariz que tomaban los acontecimientos, los  presuntos extremistas optaron por saltar muros y tapiales e introducirse en domicilios que les posibilitaron la ascensión a los techos de la manzana comprendida por calles Francia, Alberdi, José Ingenieros y Urquiza

La situación llegó a momentos comprometidos para ambas partes pues lo oscuro de la noche y la cantidad de escondites que posibilitaban las casas, terrazas y techos tornó difícil la lucha.

No obstante ello, los disparos se siguieron sucediendo, alcanzando algunos de ellos a los extremistas, ya que profusas manchas de sangre fueron encontradas en varios sectores del escenario.

La llegada de patrulleros y efectivos del batallón local, que rodearon de inmediato la citada   manzana, dieron un vuelco total a las alternativas, ya que el tiroteo continuó por casi dos largas horas, siendo abatidos finalmente los individuos cuando intentaban huir por calle José Ingenieros.

 

Armamento

Revisado prolijamente el automóvil que les sirvió como principio de huida, se pudo comprobar la existencia de una importante cantidad de armas de distintos tipos, así como también municiones y material de propaganda subversiva.

 

 

Parte de las muchísimas cápsulas que quedaron diseminadas por el lugar luego de dos horas de intenso tiroteo. Los impactos en la pared dan muestra de la potencia y calibre de las armas utilizadas.

 

Heridos

Si bien no han sido dados a conocer sus nombres resultaron con heridas de bala en la refriega un oficial, un soldado y una persona civil, los cuales se encuentran debidamente internados a cargo de personal medico que está tratando las heridas sufridas. El estado de los mismos es satisfactorio.

 

Frente del domicilio de calle José Ingenieros 186 donde los extremistas se parapetaron en su techo haciendo frente al ataque de las fuerzas del orden. La flecha indica el lugar exacto de su ubicación. Por otra parte la nota gráfica fue tomada desde el lugar donde efectivos policiales y del ejército tomaron posiciones para abatir a los extremistas.

 

Una testigo. El dormitorio se convirtió en un infierno de disparos

Intensa fue la labor de periodistas de El Norte para recabar la mayor cantidad de informaciones posibles para que la población de San Nicolás tenga una idea exacta de los acontecimientos sucedidos en las primeras horas del pasado sábado.

Testimonios de vecinos circunstanciales, propietarios de inmuebles, etc. dejaron expresadas con frases entrecortadas y deshilvanados recuerdos, todo lo acontecido en la refriega que dejó como doloroso saldo 3 hombres muertos y tres heridos.

 
Disparos en pleno dormitorio

El domicilio más perjudicado fue indudablemente el de Francia 262 donde su propietaria se encontraba en el interior del dormitorio en compañía de su hija. En un momento determinado, expresa la propietaria, el dormitorio se convirtió en un infierno, las balas pasaban a la altura de nuestras cabezas, buscamos cubrirnos en un rincón de la habitación cuando un golpe infernal nos dio la impresión que la pared se nos venía encima, desde ese momento arreciaron los disparos que rompieron parte del ventanal como así también una de las puertas. Asustada, solo atiné a gritar desesperadamente, siendo calmada por mi hija de 18 años, que me cobijó en un rincón. Los tiros continuaban destrozando las paredes del dormitorio, espejo, ropero.

Cuando concluyó el tiroteo, efectivos del ejército golpearon la puerta y procedieron a revisar toda la casa en forma especial.

Disparos de todos los calibres se ven fácilmente en las paredes y muebles de la casa de la señora, la cual además de los impactos que causaron importantes daños debió sufrir el violento impacto del automóvil Dodge Polara de color blanco que se incrustó en el frente del inmueble.

Al quedar en esa posición sus ocupantes abandonaron el rodado y cubriéndose con disparos de armas de fuego, intentaron entrar en varias casas hasta llegar al portón de acceso a la finca Nº 176, distante apenas 10 metros de donde se estrellara el vehículo.

La casa, propiedad del ingeniero Tiscornia, posibilitó la huida de los sujetos que, escalando paredes y techos, ascendieron al de la casa ubicada en José Ingenieros 186, propiedad de la familia de Carlos Donatti, desde donde contestaron los disparos de las fuerzas del orden.

En ese lugar, al parecer, uno de los extremistas resultó herido de consideración, siendo de inmediato ultimado por los efectivos policiales y del ejército que habían ganado posiciones más ventajosas.

 

El impacto del Dodge Polara de color blanco que conducía a los extremistas fue violento, dejando la pared de la finca de calle Francia 262 en las condiciones que muestra la nota gráfica. En su interior, la propietaria e hija pasaron momentos de angustia.

 


Comunicado del Comando del Área 132, Jefatura de Guarnición San Nicolás

Se comunica a la población que siendo las 01.30 horas del día 13 de diciembre, se produjo un enfrentamiento entre las fuerzas del orden y extremistas de la agrupación declarada ilegal.

El intenso tiroteo que se produjo por un lapso mayor a dos horas tuvo por escenario la manzana comprendida  por las calles Francia, Alberdi, José Ingenieros y Urquiza,  tras previa persecución en vehículos y ulterior choque del automóvil que utilizaran, contra una edificación en la calle Francia.

Como consecuencia del mismo resultaron muertos tres extremistas y heridos un oficial, un soldado y un civil. Se secuestraron ametralladoras, pistolas, revólveres, gran cantidad de munición y abundante material de propaganda, siendo algunas de las primeras de pertenencia de la Policía Federal y Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Julio Ezequiel Irineo Franciulli, Teniente Coronel, jefe Batallón Ingenieros de Combate 101.

 

EL NORTE, San Nicolás martes 16 de diciembre de 1975.

Fueron identificados los extremistas muertos el sábado en nuestra ciudad

La autoridad competente del Comando del Área 132 ha dado a conocer los nombres de los tres extremistas muertos en el episodio ocurrido en la zona céntrica de nuestra ciudad el pasado sábado 13 del corriente mes del cual EL NORTE diera amplia difusión en la edición del domingo 14.

Por medio de un comunicado, la Jefatura de la Guarnición San Nicolás dio los nombres de los extremistas que fueran ultimados en los acontecimientos que son del dominio público.

Se trata de Juan Carlos Salinas, de 26 años de edad, Domingo Liberato Salinas, de 18 años y Oscar Raúl Ojeda, de 25 años, todos residentes en la vecina ciudad de Villa Constitución. Los nombrados, sin ocupación fija laboral, fueron quienes se balearon por casi dos largas horas con tropas componentes de las fuerzas del orden, siendo abatidos cuando buscaban refugio en el techo de una casa de calle José Ingenieros.

 

Estado de los heridos

El Comando del Área l32 especifico en un comunicado el estado en que se encuentran el oficial, soldado y civil que resultaron con heridas durante el  intenso tiroteo entre las fuerzas del orden y extremistas en calle José Ingenieros.

El oficial, cuyo nombre no ha sido dado a conocer, se encuentra internado en un centro asistencial de la Capital Federal, siendo su estado satisfactorio. Presenta heridas en sus piernas, producto de haber sido alcanzado por una perdigonada.

El soldado, al igual que un civil, se está recuperando de sus heridas, lo cual hace de todos y cada uno de ellos un cuadro optimista sobre su restablecimiento total.

 

 

Estado que presenta el Dodge Polara alcanzado por los numerosos impactos.